El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, expresó el sábado que su gobierno había optado por reducir la cantidad de multas ambientales impuestas a los ganaderos. Esto con el fin de traer “paz y tranquilidad” al campo.

Los especialistas ambientales atribuyeron la reducción de las multas ambientales en Brasil en los últimos años a la disminución de la capacidad del regulador ambiental federal Ibama.

A partir de 2019, Brasil comenzó a batir récords de deforestación ilegal. Desde agosto de 2019 hasta julio de 2020, los datos oficiales más recientes disponibles, la Amazonía perdió 11,088 kilómetros cuadrados (4,280 millas cuadradas) de cobertura forestal, la tasa más rápida en 12 años.

Te puede gustar: De la celebración a la tragedia, peregrinos israelíes cuentan la mortífera estampida

El discurso de Bolsonaro el sábado mostró su aún acogedora relación con los ganaderos, una parte clave de su base política. Esto incluso cuando el excapitán del ejército dio señales tentativas en las últimas semanas de que aumentará los esfuerzos para proteger la Amazonía de la deforestación.

“La cantidad de multas cayó significativamente porque preferimos un método diferente, de dar consejos, de observar. Como último recurso, existe la opción de multas”.

Expresó Bolsonaro en una versión virtual de Expozebu, una convención de ganaderos.

Al hablar a fines de abril en una cumbre climática organizada por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, Bolsonaro se comprometió a duplicar el presupuesto para la aplicación de la ley ambiental. Además, con poner fin a la deforestación ilegal para 2030.

Fuente de la imagen: Publicada en las redes sociales @jairmessiasbolsonaro