Boca Juniors consiguió un valioso empate 0-0 este martes en su visita al Corinthians, que desperdició un penal, en el juego de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores 2022. 

El portero argentino Agustín Rossi atajó en el minuto 44 el disparo del atacante brasileño Róger Guedes desde los once pasos ante la decepción de los casi 45.000 asistentes del estadio Neo Química Arena de Sao Paulo.

Rossi y su colega Cássio, capitán del ‘Timão’, fueron fundamentales para mantener el cero en un partido muy cerrado entre dos elencos que suman siete títulos de Libertadores (Boca seis, Corinthians uno).

La llave se definirá el martes próximo en Buenos Aires. El vencedor se enfrentará en cuartos con el ganador de la serie entre Flamengo y el Deportes Tolima de Colombia.

– Error costoso –

La paridad que se esperaba en un choque entre dos pesos pesados de Sudamérica no fue un vaticinio: brasileños y argentinos protagonizaron un duelo de pocas ideas y juego interior, focalizado en el medio campo.

El ‘Timão’ sintió la ausencia del lesionado Du Queiroz -una de sus seis bajas-, pues los centrocampistas que el portugués Vítor Pereira alineó cumplieron en defensa, pero sufrieron para crear vínculos con los atacantes.

Sin jugadores creativos, los locales apostaron a pelotas largas buscando que sus atacantes ganaran la espalda de la zaga adversaria, mientras que los xeneizes de Sebastián Battaglia se la jugaron por presionar fuerte para forzar el error en la salida rival.

La ejecución de ambas ideas falló en el último cuarto del campo, donde las defensas se impusieron mayoritariamente a las escasas intentonas. 

Como suele ocurrir en cotejos tan cerrados, los disparos lejanos se convirtieron en un arma poderosa. 

De esa forma el volante Adson (37) intentó sorprender a Rossi con un disparo cruzado que pasó cerca del ángulo izquierdo del portero.

Boca apenas se reponía del campanazo cuando Marcos Rojo (40) derrumbó a Gustavo Mantuan dentro de las 18. El juez chileno Roberto Tobar pitó penal. Róger Guedes remató cruzado a su izquierda, pero Rossi voló para mantener el cero. 

– Cássio, salvador –

Las dos jugadas riesgosas despertaron a los atacantes más incisivos de Boca, Darío Benedetto y el colombiano Sebastián Villa, bien controlados hasta el momento por Fagner, Joao Victor y Raul.

Villa, que debutó en esta edición copera tras cumplir una sanción de seis fechas, se lanzó en una de sus conocidas cabalgatas por izquierda. En medio de su corrida metió la pelota al segundo palo, donde Benedetto (45) chutó exigiendo una volada de Cássio al ángulo.

Los visitantes, que manejaron mejor las bajas de cinco hombres, entre ellas el capitán Frank Fabra, mantuvieron en el inicio del segundo tiempo la motivación de haber exigido al exportero de la ‘Seleção’ en la recta final de la primera parte. 

Esta vez el encargado de hacer brillar al capitán corinthiano fue el paraguayo Óscar Romero (52) con un tiro libre con rumbo a la escuadra izquierda. Y luego Benedetto (87) en un disparo de primera.

Boca subió las líneas y dejó más espacios en ambas áreas. Lo que sobre el papel debió darle más facilidad a Corinthians para armar jugadas, derivó en algunos desbordes de Willian que apenas inquietaron a la retaguardia boquense.

Aunque robó un punto en Sao Paulo, Boca aún no puede vencer a Corinthians, que obtuvo cuatro de seis puntos en los enfrentamientos entre ambos en el Grupo E. En La Bombonera tendrá una nueva chance.

AFP
Darío Benedetto, de Boca Juniors, disputa la pelota con Rafael Ramos, de Corinthians, durante un partido de la Copa Libertadores jugado en Sao Paulo el 28 de junio de 2022

raa/cl

© Agence France-Presse