El presidente Joe Biden y su esposa Jill viajan este lunes a Puerto Rico, tras el paso devastador del huracán Fiona, para mostrar su solidaridad con este territorio estadounidense, cuya población dijo haberse sentido olvidada después de otras catástrofes pasadas.

Los Biden irán el miércoles a Florida, para evaluar los daños causados por el huracán Ian.

Puerto Rico y Florida registraron numerosos fallecidos, cortes generalizados de electricidad, inundaciones peligrosas y daños considerables después del paso de Fiona y Ian.

Por el momento, no ha trascendido ningún detalle sobre estos desplazamientos.

El sábado, el presidente declaró durante un acto con el grupo de parlamentarios afroamericanos que «tenemos los corazones encogidos (tras) estos huracanes devastadores, las tormentas en Puerto Rico, Florida y Carolina del Sur».

«Y debemos a Puerto Rico mucho más de lo que ya han recibido», agregó.

En Puerto Rico, al menos 25 personas murieron debido al huracán Fiona, según el departamento de salud de la isla.

Todo el territorio quedó sin electricidad y alrededor de un millón de personas se quedaron temporalmente sin agua corriente, cuando el potente ciclón de categoría 4 sacudió la isla a mediados de septiembre.

Biden decretó el estado de emergencia en la isla el 18 de septiembre.

Los habitantes de la isla –ciudadanos estadounidenses– se quejaron de haber sido olvidados por Washington luego de otras catástrofes, como los huracanes Irma y María, en 2017.

bbk/ec/dw/mca/es/zm

© Agence France-Presse