Fuente: Imagen publicada en las redes sociales @POTUS

EE.UU. Recientemente, los medios reportaron que el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, inauguró una cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) con una cena para los líderes del bloque en la Casa Blanca este jueves por la noche.

Se dijo que, antes de la cena, la Casa Blanca prometió alrededor de $ 150 millones en apoyo a los países de la ASEAN con iniciativas de energía limpia y seguridad marítima.

Precisaron que la primera reunión de la cumbre de la ASEAN de dos días que se llevará a cabo en Washington se produce cuando Estados Unidos busca consolidar los lazos con los países del sudeste asiático como parte de su estrategia en el Indo-Pacífico en respuesta a la expansión de China.

“Espero que esta reunión pueda generar un impulso para el regreso de la presencia estadounidense en la región”.

Expresó el presidente de Indonesia, Joko Widodo, en un foro del Consejo Empresarial EE.UU.-ASEAN antes de dirigirse a la cena en la Casa Blanca.

Por su parte, la Casa Blanca comprometió $60 millones para nuevas iniciativas marítimas, incluido el despliegue de una embarcación y personal de la Guardia Costera para combatir los delitos en el mar. Los funcionarios estadounidenses dijeron que los fondos también se utilizarían para contrarrestar lo que Estados Unidos describe como pesca ilegal por parte de China.

Te puede interesar: Estados Unidos superó el millón de muertos por COVID

Igualmente, se destacó que Washington aseguró que otros $40 millones se destinarían a iniciativas de energía limpia y alrededor de $6 millones se destinarían a acelerar el desarrollo digital en la región.

“Estados Unidos debería adoptar una agenda de comercio e inversión más activa con la ASEAN, lo que beneficiará a Estados Unidos económica y estratégicamente”.

Declaró el jueves el primer ministro de Malasia, Ismail Sabri Yaakob.

Por su parte, China reclama casi todo el Mar de China Meridional y está en desacuerdo con otros cuatro miembros de la ASEAN (Vietnam, Filipinas, Brunei y Malasia) que reclaman partes de él.