Foto Ilustrativa. Pixabay

ESTADOS UNIDOS.- Si bien se ha restablecido la electricidad en gran parte de Texas, la crisis causada por el severo clima invernal está lejos de terminar.

Millones de personas en todo el estado todavía no tienen agua potable para beber, y ese número parece estar aumentando.

La crisis llevó a la Casa Blanca a declarar un “gran desastre” en Texas el sábado, una medida que desbloquea más recursos federales para el estado. Según un comunicado de la Casa Blanca, la declaración “otorga subvenciones para viviendas temporales y reparaciones de viviendas, préstamos a bajo costo para cubrir pérdidas de propiedad no aseguradas” y otros programas.

El presidente Joe Biden declaró previamente el estado de emergencia en Texas a principios de esta semana y habló con el gobernador Greg Abbott. Según los informes, planea visitar el estado la próxima semana.

Hasta el sábado por la mañana, hay alrededor de 76,000 personas en Texas que todavía no tienen electricidad casi una semana después de que las tormentas de invierno dejaron fuera de servicio partes de la red eléctrica del estado. Sin embargo, ese número es inferior a los millones que estaban sin electricidad hace apenas unos días, y el Consejo de Fiabilidad de la Electricidad de Texas (ECROT) informa que ha dejado de apagones rotativos.

Los cortes de energía que aún permanecen parecen estar en condados rurales en el centro y este de Texas. ECROT está pidiendo a todos los clientes que ahorren electricidad cuando sea posible.

Pero lo más preocupante en este momento es el suministro de agua actual del estado. Las tuberías congeladas y agrietadas han dejado una enorme franja de Texas sin agua potable.

Según la Comisión de Calidad Ambiental de Texas el viernes, más de 1,000 sistemas públicos de agua en todo el estado están bajo órdenes de hervir, lo que afecta a 14.5 millones de personas.

La cantidad de sistemas de agua bajo órdenes de hervir casi se duplicó entre el jueves y el viernes, lo que indica que la crisis del agua puede estar comenzando.

El viernes, el gobernador de Texas, Greg Abbott, alentó a los tejanos que rompieron tuberías de agua a que se comuniquen con sus compañías de seguros de inmediato para comenzar el proceso de reclamos. Dijo que quienes no tienen seguro deberán presentar un reclamo a través de FEMA una vez que se formalice la declaración de emergencia.

MR