La Administración de Joe Biden anunció que daría fin a los arrestos masivos de los migrantes indocumentados en sus lugares de trabajo y además aplicaría una ley para evitar la explotación de los inmigrantes en los trabajos.

“No toleraremos a los empleadores sin escrúpulos que explotan a los trabajadores no autorizados, realizan actividades ilegales o imponen condiciones de trabajo inseguras“, advirtió en un comunicado el secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas. 

En el texto, Mayorkas se dirigía a los jefes de ICE, CBP y USCIS.

A su vez, a partir de este momento, los esfuerzos según la administración Biden se centrarán en que los empleadores que cometan acciones ilegales cumplan la ley. “Al adoptar políticas que se centren en los empleadores inescrupulosos, protegeremos a los trabajadores y al mismo tiempo a las empresas estadounidenses legítimas”, agregó. 

Según datos del ICE, los arrestos, que incluyeron lugares de trabajo, cayeron de 6.000 en diciembre pasado a 3.600 en agosto de este año.