Texas, EE.UU.- Según informó CBP este martes, un bebé recien nacido fue declarado muerto luego de que ingresara a los EE.UU., en los brazos de su madre, luego de cruzar el fronterizo río Grande en Texas.

Los hechos se registraron el pasado 20 de noviembre cuando un grupo de cinco inmigrantes indocumentados, entre los que se encontraba la madre y el pequeño, una hondureña menor de edad, se entregaron a los agentes de la Patrulla Fronteriza.

CBP explicó mediante un comunicado que un agente comenzó a procesar al grupo de inmigrantes y que al pasar 20 minutos, mientras procesaba al segundo grupo, el agente observó a la menor hondureña desenvolviendo a su bebé de una manta e intentando despertarlo.

El agente le preguntó a la joven madre de que si algo estaba mal, a lo que ella contestó que su bebé tenía tos. Al pasar un rato, el agente volvió a hacerle la misma pregunta, y al revisar al bebé notaron que el recién nacido no respondía cuando lo tocaban.

El jovencito que había nacido hacía apenas 17 días en México tenía los puños apretados y sus uñas estaban decoloradas. La madre, de 15 años, informó que el bebé había estaba tosiendo y no había comido en todo el día.

Al percatarse de la enorme emergencia, el agente solicitó ayuda médica, sin embargo al estar en una zona sin muchos accesos trasladó a la madre y al bebé a una tienda donde se encontraron a un grupo de bomberos.

Allí el jovencito fue trasladado al Hospital Regional Río Grande en McAllen, Texas, donde fue declarado muerto cerca de las 8.21pm de la noche.