KENTUCKY.- Un niño de 2 años de edad perdió la vid luego de consumir fentanilo que aparentemente su madre habría comprado con su cheque estímulo en otro estado, comentó la policía.

Lauren Ashely Baker, de 33 años admitió ante las autoridades de Ludlow, el pasado jueves que había comprado el opioide sintético altamente adictivo el pasado fin de semana en Cincinnati, Ohio, usando usando fondos de su cheque de estímulo.

Tras obtener el estupefaciente, hasta 100 veces más potente que la morfina, Baker regresó a Ludlow, donde compartió con otras personas la droga, de acuerdo a los informes.

Luego “tomó una inyección” de fentanilo en algún momento del jueves antes de quedarse dormida. Su hijo de 2 años consumió un poco de la droga, que estaba en el bolso de su madre, mientras ella dormía, dijo la policía.

Baker se despertó más tarde para encontrar su bolso vacío y a su hijo que no estaba respirando. El padre del niño, que no fue identificado, llamó a la policía cuando llegó a casa, según el informe. Los policías encontraron al bebé en paro respiratorio cuando llegaron a la residencia. Fue trasladado de urgencia al Hospital Infantil de Cincinnati, donde lo declararon muerto, dijeron los investigadores.

Según comunicó ABC News, Baker enfrenta cargos de homicidio, importación de fentanilo y tráfico de una sustancia controlada. Actualmente se encuentra recluida sin fianza en el Centro de Detención del condado Kenton, según muestran los registros. Si es declarada culpable de asesinato, Baker podría enfrentar hasta 50 años de prisión.