De acuerdo a lo informado este miércoles por el centro independiente Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC), de la Universidad de Syracuse (Nueva York), las órdenes de deportación solicitadas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) aumentaron casi un 50% en junio con respecto al pasado mes de mayo.

Según indicó la organización mediante un comunicado, el número de nuevos casos deportados continúa elevándose al ritmo que los jueces puedan mantenerse al día, sin embargo, existe un gran retraso de casos aún pendientes, de acuerdo con los registros judiciales caso por caso obtenidos y analizados por TRAC.

Según los datos, la espera promedio para una fecha de audiencia a finales de diciembre de 2020 ya era de 1.642 días o aproximadamente 4.5 años, lo que se basa en el número promedio de días entre la fecha del aviso de comparecencia y la próxima fecha de audiencia, señaló además.

Desde el inicio de la pandemia, el número de nuevos casos de deportación presentados en tribunales había disminuido. Sin embargo, desde febrero del presente año ha ido en alza y en junio aumentó casi dos tercios (64%) a 32,515 frente a septiembre pasado, cuando los tribunales recibieron 19,871 nuevas peticiones.

Los casos que han sido cerrados por las cortes de inmigración también han aumentado, pero se han quedado muy por detrás del volumen de nuevos casos.