ESTADOS UNIDOS.- Las protestas se volvieron violentas el martes por la noche en Minneapolis cuando la ira por la muerte de George Floyd, un hombre negro que murió mientras estaba bajo custodia policial, se extendió por las calles de la ciudad.

Los manifestantes rodearon un recinto policial de Minneapolis el martes por la noche para exigir justicia ante por la muerte del hombre de 46 años, ocurrida 24 horas antes.

Varios cientos de manifestantes se reunieron en la calle donde murió Floyd, cantando y llevando pancartas que decían: “No puedo respirar” y “manos arriba, no disparen”.

Los manifestantes finalmente marcharon alrededor de 2 millas y media hasta el cuartel general de la policía del tercer distrito electoral, con algunos manifestantes dañando ventanas y un patrullero, y rociando graffiti en el edificio. Una línea de policías con equipo antidisturbios finalmente se enfrentó a los manifestantes, disparando gases lacrimógenos.

El caos estalló horas después de que cuatro policías de Minneapolis fueron despedidos a raíz de un video que mostraba a un oficial de policía blanco de Minneapolis con su rodilla en el cuello de Floyd el lunes por la noche cuando le dijo al oficial que no podía respirar. Floyd luego murió.

El FBI ha sido llamado para investigar posibles violaciones de los derechos civiles. La Oficina de Aprehensión Criminal de Minnesota también está investigando.

El video del incidente del lunes por la noche envió encendió el ánimo de la comunidad afroamericana en todo el país. El gobernador Tim Walz prometió buscar justicia en la muerte de Floyd.

“La vida de George Floyd importaba. Era un ser humano y lo que todos vimos en ese video estaba mal en todos los sentidos. Fue horrible ”, dijo el alcalde Jacob Frey el martes en una entrevista con North News, después de que los oficiales habían sido despedidos.

“Cuando escucha a alguien pedir ayuda, especialmente cuando se le acusa de proteger y servir, usted brinda esa ayuda. Este oficial falló en el sentido humano más básico ”, dijo el alcalde.

Fotografía: facebook/ George Floyd

“Durante cinco minutos vimos como un oficial blanco presionó su rodilla en el cuello de un hombre negro, que estaba indefenso”, dijo Frey sobre el video. “Por cinco minutos enteros. No se trataba de una fracción de segundo o de una mala toma de decisiones ”.

Cuando se le preguntó si los oficiales serán arrestados, Frey dijo que aún no podía dar detalles al respecto. La jefa de policía de Minneapolis, Medaria Arradondo, no identificó a los cuatro oficiales el martes, pero dijo que hay acciones criminales pendientes.

El abogado Ben Crump, quien representa a la familia de Floyd, instó a Frey y Arradondo a que arreglen las políticas y los procedimientos de capacitación que “permitieron que ocurriera este asesinato ilegal”.

“El hecho de que cuatro oficiales inflijan este tipo de fuerza letal innecesaria, o vean que suceda, a pesar de las protestas de los testigos que registraron la violencia, demuestra un colapso en la capacitación y las políticas de la ciudad”, dijo Crump en un comunicado.

La Oficina del Fiscal del Condado de Hennepin publicó una declaración diciendo que los fiscales estaban “conmocionados y entristecidos” por lo que vieron en el video. Prometieron una “revisión exhaustiva y expedita” de posibles cargos una vez que finalice la investigación.

Floyd, de 46 años, trabajaba en seguridad en Conga Latin Bistro, según la página de Facebook del restaurante del sur de Minneapolis.

El propietario  Jovanni Thunstrom  publicó un homenaje a Floyd, un hombre al que llamó su “muy buen amigo”.

“Vivimos en una sociedad de ley y orden, se supone que la policía debe servir y proteger, no vi nada de esto”, escribió Thunstrom.

Los hechos.

La policía dijo que encontró a un sospechoso en un automóvil luego de ser llamado a la cuadra 3700 de Chicago Avenue South aproximadamente a las 8 p.m. del lunes por un informe de una falsificación en progreso.

“Se le ordenó salir de su auto. Después de que salió, se resistió físicamente a los oficiales “, dijo el portavoz policial John Elder en un comunicado. “Los oficiales pudieron esposar al sospechoso y notaron que parecía estar sufriendo problemas médicos”.

En el video de aproximadamente 10 minutos, se ve a un oficial de policía de Minneapolis con su rodilla en el cuello de Floyd. Floyd está acostado boca abajo y repetidamente les dice a los oficiales que no puede respirar.

Un segundo oficial parece estar esposado al hombre, pero en gran medida no se ve y un tercer oficial está parado a unos metros de distancia, y a veces se para frente a la persona que registra el incidente y a otros espectadores. No está claro dónde pudo haber estado el cuarto oficial.

“Por favor, por favor, no puedo respirar. Por favor, hombre”, se puede escuchar a Floyd diciéndole al oficial. Durante todo el incidente, se puede escuchar a los espectadores implorando a los oficiales que liberen al hombre.

En un momento y después de varios minutos, un oficial le dice al hombre “que se relaje” y le pregunta qué quiere. “No puedo respirar”, responde. “Me duele el estómago, me duele el cuello, me duele todo”. Pide agua.

Poco tiempo después, el hombre deja de moverse y deja de hablar. Los paramédicos llegan poco después, le dan la vuelta, acunando su cuello, y lo ponen en una camilla.

Floyd fue llevado en ambulancia a HCMC, donde murió poco tiempo después, dijo la policía. El nombre del oficial visto arrodillado en su cuello no fue revelado de inmediato.

La abogada y activista de derechos civiles Nekima Levy Armstrong dijo que el incidente no debería haber sucedido, y dijo que era apropiado que los investigadores federales respondieran. El oficial es blanco y Floyd es negro.

“La esperanza es que el FBI tome en serio este asunto y lo investigue de manera justa e imparcial, pero al final del día, la comunidad no tiene mucha confianza en aquellos que forman parte del sistema”, dijo.

Problemas raciales plagan MPD

El Departamento de Policía de Minneapolis ha  luchado durante mucho tiempo para mejorar sus relaciones  con los miembros de la comunidad negra de la ciudad. Los datos de la ciudad muestran que los afroamericanos son más propensos que otros a ser detenidos y registrados por la policía, además de ser los objetivos desproporcionados del uso policial de la fuerza. Los esfuerzos para generar confianza con los afroamericanos han sufrido aún más tras los disparos mortales de hombres negros por parte de la policía.

En un comunicado, el jefe de la Federación de Policías de Minneapolis, Bob Kroll, pidió calma y exhortó a las personas a dejar que la investigación siga su curso antes de sacar conclusiones.