Alrededor de 30 personas murieron el lunes y decenas resultaron heridas en la explosión de un artefacto artesanal en un mercado de Ciudad Sadr, un suburbio chiita del este de Bagdad, la víspera de la fiesta musulmana del Sacrificio.

En un mensaje publicado horas después del ataque en su canal Telegram, el grupo Estado Islámico (EI) aseguró que uno de sus kamikazes, Abu Hamza Al Iraqui, activó su cinturón de explosivos, dejando 30 muertos y 35 heridos.

La explosión se produjo el lunes al final de la tarde en uno de los mercados populares de Ciudad Sadr, gigantesco barrio paupérrimo del este de Bagdad, donde muchas personas ultimaban las compras en víspera de la fiesta musulmana el Aid Al Adha, o del Sacrificio.

Según fuentes de seguridad y médicas, el balance oscila entre 28 y 30 muertos, entre ellos una quincena de mujeres y niños, y de 30 a 50 heridos.

Restos humanos tapizaban el suelo en medio de puestos destruidos y la sangre era visible por todas partes, constató un fotógrafo de la AFP.

Los videos publicados en las redes sociales muestran escenas de pánico en el mercado, donde varias personas realizaban sus compras para esta celebración.

El presidente iraquí, Barham Saleh, denunció en Twitter “un crimen odioso y de una crueldad sin precedentes”. “Atentan contra nuestros civiles en Ciudad Sadr en vísperas del Aid. No aceptan que la gente se alegre ni siquiera un momento”, condenó.

Iraquíes anónimos también manifestaron su dolor en las redes sociales. “Cada fiesta del Aid es una tragedia en Bagdad. Nos es imposible celebrar como el resto de la humanidad”, escribía uno.

Se trata del segundo atentado terrorista en la capital iraquí desde enero, cuando 32 personas murieron en el ataque de dos suicidas en un mercado, que fue reivindicado también por el EI.

En mayo, cuatro ataques no reivindicados pero atribuidos al EI tuvieron como objetivo militares iraquíes en ciudades cercanas a la capital, en los que murieron 18 personas.

El EI, que controló importantes partes del territorio iraquí entre 2014 y 2017, fue derrotado por las tropas iraquíes apoyadas por una coalición internacional antiyihadista dirigida por Estados Unidas.

No obstante, células de esta organización siguen presentes en el país, en particular en las zonas montañosas y desérticas, y reivindican ataques puntuales. 

AFP
Iraquíes inspectan los daños en un mercado de Bagdad tras el atentado que ha dejado al menos 30 muertos y 35 heridos, el 19 de julio de 2021

Unos 3.500 soldados extranjeros siguen estacionados en Irak, 2.500 de los cuales son estadounidenses.

Ciudad Sadr es el bastión de los partidarios del líder chiita Muqtada al Sadr, cuya influencia es a menudo determinante en la política nacional.

bur-cf/tp/tjc/eg/af/dg

© Agence France-Presse