Costa Rica.- Una turba enfurecida de personas antivacunas para covid-19, entró por la fuerza en el Hospital San Vicente de Paúl, en la ciudad costarricense Heredia

La intención de estos manifestantes era sacar a un niño de seis años que se encontraba ingresado en el centro de salud. En el intento agredieron a pacientes, personal médico y agentes de seguridad.

“El hospital se vio afectado por un grupo de personas antivacunas que ingresaron de forma violenta”, comunicó Priscilla Balmaceda, directora del hospital San Vicente de Paúl, situado en la ciudad Heredia. 

“Agredieron a oficiales, pacientes y hasta a funcionarios (…) pusieron en riesgo a todos los que estaban dentro del hospital”, sentenció Balmaceda.

“Aparentemente su intención era subir hasta el cuarto piso donde se encontraba el niño, además de buscar a la trabajadora social que lleva el caso para cuestionarle el abordaje que se estaba dando”, añadió.

Te puede interesar: En el 2021 murieron 318 mujeres en Honduras y 2022 lleva 19 feminicidios

La directora explicó que el niño presentaba una patología respiratoria y contaba con una solicitud de intervención de Trabajo Social por una situación relacionada con la vacuna contra el coronavirus. El médico responsable indicó que se le inyectase la vacuna contra el covid-19.

Esto fue el detonante para que se encendiera la turba y se alargara lo que parecía un procedimiento de salud al campo legal por los daños ocasionados.

Seis personas fueron arrestadas por las autoridades de control de Costa Rica.