Foto. sepropie

México.- En medio de un ambiente desconcertante por la soledad dela plancha de la constitución, y con un alumbrado muy mexicano, el presidente López Obrador dio el tradicional grito de independencia por el 210 aniversario de tal evento histórico.

Es menester mencionar que justo cuando el reloj marcó las 11 de la mañana, y conforme lo mandata la tradición, salió al balcón presidencial acompañado de su esposa quien bailaba con los ritmos de las canciones de fondo.

Durante las arengas, mencionó que viva el amor al próximo, entre otras muchas otras que imprimió ante nadie en la plaza del Zócalo capitalino. Al termino se dio un espectáculo de fuegos artificiales realmente contaminantes y que duraron tres veces más de lo que duran normalmente.

Este evento solemne pasará a la historia por su carácter de soledad en la que se llevó a cabo dentro de las medidas de seguridad sanitaria ante el covid 19, sin embargo, en miles de hogares mexicanos la fiesta se vivió muy similar a otros años lo que representó un riesgo que seguro se cobrará sus víctimas en los próximos 14 días que dura en incubación.