MÉXICO.- Los informes de la Auditoría Superior de la Federación confirman que año con año, desde el 2010, se advirtió al gobierno capitalino que la construcción y operación de la Línea 12 del Metro ha estado marcada por las irregularidades de obras de mala calidad, pagos indebidos a los contratistas, trabajos que no se llevaron a cabo, falta de penalizaciones por incumplimiento y posibles daños millonarios al erario.

En 2010 se dio a conocer la primera auditoría, correspondiente a la Cuenta Pública de 2009, es decir, los recursos aplicados en 2009 al proyecto insignia del gobierno capitalino.

Estas son las principales irregularidades detectadas:

Cuenta Pública 2009:

La ASF determinó en primera instancia el manejo irregular de 5 mil 130 millones de pesos, monto que después fue aclarado y subsanado por el gobierno capitalino.

Enfatizó la cuenta Pública 2010: “El Gobierno del Distrito Federal no cumplió con las disposiciones normativas aplicables a la autorización, planeación, programación, presupuestación, licitación, contratación y ejecución de los recursos canalizados al proyecto”,

La ASF detectó trabajos de mala calidad en muros, columnas, escaleras y trabes. Se dejó expuesto el acero estructural, segregación, abombamiento y fracturas en el concreto hidráulico. Pese a que los contratistas realizaron los trabajos correctivos en las zonas afectadas, de nuevo se presentaron fisuras y desprendimientos en las zonas restauradas.

Las fallas afectaron las estaciones Tláhuac, Tlaltenco, Periférico Oriente, Parque de los Venados y Zapata, además de los intertramos Tláhuac–Tlaltenco, Periférico Oriente–Calle 11 y Parque de los Venados–Zapata.

Solo por mencionar algunas, mientras las investigaciones continúan en la zona cero en donde, por cierto, a pesar de las recomendaciones de no hacerlo, ya abrieron el tránsito de vehículos que crean vibraciones y contaminan el área.

Foto. Captura de pantalla

MR