CENTROAMERICA.- Sigue en aumento el número de mujeres migrantes ilegales que denuncian que han sido violadas mientras cruzan la jungla del Darién que separa a Panamá de Colombia en su tránsito hacia Estados Unidos. Algunas cuentan estremecedores relatos en momentos en que una comisión legislativa panameña investiga por primera vez centenares de reportes de presunto abuso sexual contra mujeres y niñas durante ese flujo irregular.

En las utimas horas, una haitiana de 25 años, acompañada de su esposo y su bebé de ocho meses, denunció ante miembros de la comisión que había sido abusada sexualmente delante de su pareja durante su reciente trayecto por la selva.

Esto atreviéndose y arriesgándose en medio de una lancha a través de un caudaloso río a Lajas Blancas, uno de los centros de recepción de migrantes instalados en el Darién, adonde arribaron varios centenares más desde Bajo Chiquito, el primer poblado que encuentran los extranjeros tras cruzar la porosa región sin ley.

En lo que va del año han cruzado el llamado Tapón del Darién más de 100 mil migrantes, mayormente haitianos, en lo que representa el mayor flujo de ese tipo registrado en esa porosa región en algo más de una década. Las autoridades de investigación han encontrado al menos medio centenar de cuerpos de migrantes ilegales fallecidos durante ese trayecto este año, y aun así, continúan con el sumamente riesgoso viaje.

Foto Facebook

MR