Trelew – ARG. Verdaderos momentos de pánico vivió una adulta mayor al ser interceptada por un grupo de agentes de policía que alegaban ella portaba un arma de fuego, pero en realidad se trataba de un aparato médico.

Según se conoció a través de varios medios locales, la mujer identificada como Analía Hueycha, acababa de salir de un centro médico donde le instalaron un holter de presión para hacer un monitoreo el ritmo cardiaco, pues, había estado hospitalizada en los últimos días por dicha situación.

Sin embargo, al menos 6 policías la detuvieron, pues según ellos percibían, el dispositivo que estaba debajo de su ropa, podría tratarse de un arma de fuego, incluso, una uniformada se abalanzó sobre ella para intentar quitarle la supuesta arma.

“Venía de ponerme el aparato porque estuve seis días en terapia intensiva con 23 de presión”, comento la víctima y aseguró que incluso le desconectaron los cables que el aparato necesita para funcionar: “No solo me hicieron pasar un papelón delante de la gente, sino que tuve que volver a ver al médico para que me vuelva a colocar el aparato. Podría haberme agarrado un infarto”.

El desproporcionado actuar de los uniformados se ha convertido en tema de críticas e incluso, se conoció, la mujer piensa interponer una denuncia oficial contra los agentes en la fiscalía de su país.