Foto. pixabay

México.- El presidente López Obrador ordenó la desaparición de fideicomisos y fondos de ciencia, cine y derechos humanos por considerarlos opacos y fuente de corrupción, pero él creó uno para la venta del avión presidencial “José María Morelos y Pavón”. El segundo informe trimestral 2020 sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública, elaborado por la Secretaría de Hacienda, precisa que la Oficina de la Presidencia de la República opera dos fideicomisos, uno de ellos creado en la administración de López Obrador, el 6 de diciembre de 2019.

Se trata del “Mandato para la realización de actos previos a la enajenación de las aeronaves al servicio de la Oficina de la Presidencia de la República”, cuyo fiduciario es Banobras. La aportación inicial fue de 9 millones 779 mil 349 pesos y en 2020 se le inyectaron otros 2 millones 747 mil 143 pesos. Tuvo rendimientos por 52 mil 150 pesos, pero a junio de este año ya no tenía fondos porque “se cumplió con el objetivo del Mandato”.

El objetivo de dicho fideicomiso fue establecido como la celebración de un acuerdo específico de asistencia técnica con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) para “todos los actos previos a la enajenación de las aeronaves consistentes en la preparación, análisis, valuación e identificación de alternativas de comercialización, a través de mecanismos que proporcionen las mejores condiciones al gobierno de México”.

El año pasado, la UNOPS entregó al gobierno de México la información técnica que se le solicitó para la venta del avión presidencial TP-01 “José María Morelos y Pavón”. El fideicomiso no está en la Plataforma Nacional de Transparencia por lo que no se le pueden dirigir solicitudes de información; Es decir, no se encuentra en la lista de sujetos obligados de transparencia y rendición de cuentas, como sí lo están otros fondos y fideicomisos públicos.