Una macrooperación policial contra el tráfico ilegal de armas en las 13 naciones de Latinoamérica ha saldado con la detención de casi 4 mil sospechosos y la incautación de casi 200.000 armas, piezas, componentes, municiones y explosivos ilegales. Por el momento, las investigaciones siguen abiertas en toda la región.

La operación Trigger VI que duró 3 semanas, entre el 8 y el 28 de marzo y se desarrolló en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Esta operación conjunta ha sido coordinada por la Interpol y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en la que han participado servicios de policía, aduanas, fronteras y Fiscalía, que han realizado casi 10.000 búsquedas en las bases de datos de Interpol para rastrear armas ilegales y posibles conexiones con la delincuencia organizada.

En Perú se han incautado grandes cantidades de munición procedente de la región de la Triple Frontera, donde se encuentran las fronteras de Brasil, Argentina y Paraguay.

Tres personas que eran objeto de notificaciones rojas de Interpol por graves delitos relacionados con el narcotráfico han sido detenidas, dos de ellas en Perú y una en Chile.

Además, se ha descubierto la venta ilegal de 90.000 unidades de munición, que los investigadores esperan que den lugar a nuevas detenciones en los próximos días.