LANCASTER, S.C. – Dos hombres fueron asesinados a tiros la madrugada del sábado en un bar deportivo de Carolina del Sur y otras ocho personas resultaron heridas en el tiroteo, dijeron las autoridades. Se buscaba un sospechoso.

Al menos una persona abrió fuego dentro y fuera de un concurrido bar de Carolina del Sur el sábado temprano.

El tiroteo ocurrió en el bar deportivo Ole Skool a las 2:45 a.m. ET, dijo la Oficina del Sheriff del Condado de Lancaster.
El hombre armado estaba apuntando al menos a una persona y la mayoría de las víctimas estaban «en el lugar equivocado en el momento equivocado», dijo el sheriff del condado de Lancaster, Barry Faile.

Lancaster es una comunidad a unas 45 millas al sur de Charlotte, Carolina del Norte. La forense Karla Deese dijo a los medios de comunicación que los muertos han sido identificados como Henry Lee Colvin, de 39 años, de Rock Hill, Carolina del Sur, y Aaron Harris, de 38 años, de Kershaw, Carolina del Sur.

Las autoridades dijeron que otras cuatro personas con lesiones fueron trasladadas por vía aérea a instalaciones médicas para recibir tratamiento después del tiroteo y que otras cuatro personas recibieron tratamiento local por lesiones no críticas. Una undécima persona sufrió heridas leves al caer en un intento de huir de la escena, dijeron las autoridades.

«Creo que fue una persona apuntando a otra», dijo el sheriff Barry Faile en una conferencia de prensa el sábado. «Desafortunadamente, tuvimos 10 víctimas que recibieron disparos».

«Este fue un incidente violento de gran magnitud que fue presenciado por muchas personas», agregó. «El tirador o tiradores están ahí afuera».

Los investigadores han identificado a una persona de interés «pero nadie está bajo custodia en este momento», dijo Faile a los periodistas. «Estamos haciendo todo lo posible para localizar a esta persona».

El sheriff dijo que las autoridades creen que el aparente tirador había estado en desacuerdo durante algunos meses con uno de los hombres que recibió un disparo mortal. Faile no dijo cuál. También se negó a revelar el tipo de arma de fuego que las autoridades creen que se utilizó en el tiroteo.

«Necesitamos hablar con todos los que estaban en el club cuando ocurrió el tiroteo, y animo a esos testigos a contactarnos de inmediato para que los responsables de estas muertes y lesiones puedan ser detenidos», dijo Faile.

Una persona separada resultó herida al caer en el bar; esa persona fue tratada en un centro médico y dada de alta, dijo la oficina del alguacil.
Lancaster está a unas 40 millas al sur de Charlotte, Carolina del Norte.