Louisiana, EE.UU.- Según informó este miércoles AP, más de 1,13 millones de litros de diésel fueron derramados el pasado 27 de diciembre en la parroquia de St. Bernard, a raíz de una ruptura importante de un oleoducto operado por la empresa Collins Pipeline.

Las consecuencias derivadas del accidente fueron que contaminó el suelo y varios estanques sobre el área, provocando la muerte de las de 2.000 peces y un centenar de otros animales, entre ellos cerca de 40 serpientes, 30 aves, varias anguilas y un cangrejo azul, indicaron desde el Departamento de Vida Silvestre y Pesca.

La parte que se dañó ya se encontraba afectada por la erosión. La empresa Collins Pipeline aseguró haber solicitado una autorización el pasado mes de octubre para acomodarla, sin embargo la decisión llegó demasiado tarde.