Foto ilustrativa. Pixabay

ESTADOS UNIDOS.- Uno de cada cinco prisioneros estatales y federales en los Estados Unidos ha dado positivo por el coronavirus, una tasa cuatro veces más alta que la población general.

En algunos estados, más de la mitad de los prisioneros han sido infectados, según datos recopilados por The Associated Press y The Marshall Project.

A medida que la pandemia entra en su décimo mes, y cuando los primeros estadounidenses comienzan a recibir una vacuna COVID-19 tan esperada, al menos 275.000 prisioneros se han infectado y más de 1.700 han muerto.

Los nuevos casos en las cárceles alcanzaron esta semana su nivel más alto desde que comenzaron las pruebas en la primavera, superando con creces los picos anteriores en abril y agosto.»Ese número es un recuento muy bajo», dijo Homer Venters. , ex director médico del complejo carcelario de Rikers Island en Nueva York.

Venters ha realizado más de una docena de inspecciones carcelarias COVID-19 ordenadas por la corte en todo el país. “Todavía me encuentro con prisiones y cárceles donde, cuando las personas se enferman, no solo no se les hace la prueba, sino que no reciben atención. Así que se enferman mucho más de lo necesario ”, dijo.

MR