La esposa de Ismael López y los abogados de la ciudad de Southaven, Mississippi, EE.UU. se encuentran sumergidos en una batalla legal, luego de que el hombre fuera asesinado a manos de unos policías locales, a pesar de que el hombre no cometió delito alguno.

Los representantes de la ciudad de Southaven intentan demostrar ante el tribunal que López (siendo un inmigrante irregular) no dispone de los mismos derechos constitucionales que los ciudadanos norteamericanos.

Los hechos tuvieron lugar en julio de 2017, sin embargo, no es hasta este ano que el suceso retoma y se expande entre los medios de comunicación. Según logra informar The Washington Post, aquel día la Policía respondió ante un reporte de violencia doméstica, pero por error entraron en la vivienda equivocada y atacaron a López (ciudadano oriundo de México) disparándole a quema ropa con un balazo en la cabeza. A consecuencia del hecho  el hombre de 41 años de edad, falleció en su hogar.

Luego del lamentable suceso, el pasado mes de junio, la viuda, Claudia Linares, también oriunda de México expreso en una demanda que los agentes Samuel Maze y Zachary Durden no se identificaron bajo el debido proceso policial, por lo que su esposo no sabía que se encontraba ante unos policías, por lo que por los sucesos exigió una indemnización que supera los 20 millones de dólares.

En su defensa, los abogados de la ciudad aseguran que la víctima era un inmigrante indocumentado, por lo que no goza de los derechos civiles invocados en la demanda” expreso a principios de septiembre, en un comunicado, Katherine S. Kerby, abogada de la ciudad.