Un padre migrante hondureño murió la madrugada del viernes cuando junto a su familia pretendían cruzar las embravecidas aguas del Río Bravo en la localidad de Piedras Negras, Coahuila, México.
Se trata de Diego Enrique Martínez Rosales (29), quien era originario de la comunidad de Chorrera, Olanchito, Yoro, zona norte de Honduras.
Informes preliminares indican que el hondureño, su esposa, Brenda Guzmán y sus dos hijos intentaban cruzar las aguas del río que separa a México y Estados Unidos en busca de una mejor vida en el territorio norteamericano.
En su intento, uno de los niños de cinco años, fue arrastrado por el afluente por lo que el padre fue a salvarlo sin imaginar que tras sacar a su vástago del agua seria arrastrado por el río.


Elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Coahuila, Región Norte I, tomaron conocimiento del deceso del hondureño.
Mientras que el Agente del Grupo BETA, Ángel Humberto Ceniceros Vargas, relató se le dieron los primeros auxilios al menor de edad y enseguida sacó del agua el cuerpo inconsciente del padre del menor.
Paramédicos de la Cruz Roja y el director de Protección Civil Municipal de Piedras Negras, doctor Sergio Robles, trataron de prestarle los primeros auxilios pero lamentablemente ya no pudieron hacer nada por él porque no presentaba signos vitales
Erika Guzmán, hermana de Brenda, señaló que la madre se encuentra en un albergue en Piedras Negras, mientras que los dos niños están en poder de las autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM).
Los familiares solicitaron ayuda al gobierno, a través de la cancillería para poder repatriar el cuerpo de Diego Enrique Martínez, y lograr el retorno de Brenda y sus dos niños, ya que no cuentan con los recursos económicos para hacerlo por sus propios medios.
Por su parte, el canciller hondureño Lisandro Rosales, aseguró en Tegucigalpa que ya el consulado del país en Saltillo, México está al tanto de la situación y próximamente recibirá un reporte sobre las gestiones que se han hecho este sábado ante el sistema forense mexicano.
Aseveró que se están agilizando los trámites que se requieren para poder repatriar el cuerpo de Diego Enrique Martínez Rosales y su familia.