El pasado Julio de 2019 registró el monto más alto de retiro por desempleo en 10 años y de  acuerdo a la Consar, las pensiones más adelante serán de 4 mil 475 pesosm, esto a partir de 2022, algunso expertos consideran la posibilidad de que la cantidad sea menor: sólo 10 por ciento del último salario de un trabajador.

En los primeros siete meses de 2019, las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) entregaron 6 mil 658.3 millones de pesos por retiros parciales a miles de desempleados en México. Este monto es el más grande en una década, y para expertos consultados por ZETA, una señal de que el mercado laboral sigue en deterioro.

De continuar la tendencia alcista, en 2019 el monto total de estos retiros superaría los 11 mil millones de pesos. Los datos también apuntan que el mayor número de retiros se da en Afores que administran cuentas de personas con bajos ingresos salariales, como Azteca y Coppel.

El coordinador de la licenciatura en Actuaria en la Universidad Iberoamericana, comenta que ante la incertidumbre económica que prevalece, “las empresas están a la expectativa de cuál será el panorama que van a tener para tomar decisiones tanto de inversión como de generación de empleos, y mientras haya incertidumbre, las inversiones seguirán detenidas”.

BOMBA QUE ESTALLARÍA EN 5 AÑOS

Según la Consar y fuentes de confianza, a partir de 2022 las primeras personas inscritas en las Afores comenzarán a retirarse con una pensión de 4 mil 475 pesos, puesto que una mínima parte de los cerca de 80 mil inscritos al año alcanzará las mil 250 semanas de cotización que se requieren.

Es una “bomba” que podría explotar en cinco o seis años, cuando las generaciones inscritas en las Afores se den cuenta de que las pensiones son tan bajas que incluso el gobierno tendrá que otorgar recursos para proporcionar la pensión mínima garantizada prevista en la Ley del Seguro Social, que es de 1.5 veces el salario mínimo.

Para Hernández Martínez, la magnitud del problema no sólo está en cómo van a sobrevivir las personas, ya que algunas optarán por seguir trabajando, sino también en qué hará el gobierno ante tal presión financiera y social al presupuesto que supone el cambio en la pirámide poblacional y el incremento de la esperanza de vida, con lo que habrá “menos personas en edad productiva y más adultos mayores en 2050”.

Un estudio reciente de la Cámara de Diputados señala que en 2030, por cada cinco trabajadores en activo habrá un jubilado en promedio. En 2015, el número de personas de más de 60 años fue de 10.5 millones, y en 2050, habrá 32.4 millones se comenta en los estudios realizados.

Ante la plusvalía histórica que han obtenido las Afores durante el primer semestre de 2019, se prevé que las comisiones disminuyan a 90 por ciento a partir de 2020. El lunes 26 de agosto, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, anunció que la reducción de estas será gradual para que converjan con estándares internacionales, con lo que las pensiones de los nuevos trabajadores podrán crecer 10 por ciento.