Tanto el Ejército de EE.UU. como el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD, por sus siglas en inglés) estarán en alerta, y una cadena de teatros ha prohibido todos los disfraces durante la proyección de la película Joker (Guasón).

La película llegará a los cines la próxima semana, y muchos recuerdan lo ocurrido en 2012 en Colorado durante una proyección de medianoche de The Dark Knight Rises en la que hubo tiroteo masivo.

Si bien los agentes han señalado que no han recibido ninguna amenaza en concreto sobre la película, sí ha alentado a los espectadores a permanecer atentos a cualquier actividad sospechosa.

«El Departamento de Policía de Los Ángeles está al tanto de las preocupaciones públicas y de la importancia asociada al estreno de Joker», dijo el portavoz del Departamento, Josh Rubenstein. «Si bien no hay una amenaza creíble en el área de Los Ángeles, el departamento mantendrá una alta presencia alrededor de los cines cuando se estrene».

En el año 2012, un tirador asesinó a 12 personas e hirió a otras 70 cuando se estrenaba El caballero oscuro: La leyenda renace en un cine de Aurora (Colorado). Las familias de algunas de las víctimas han expresado su preocupación, temiendo que la película protagonizada por Joaquin Phoenix incite a alguien a cometer la misma atrocidad.

Warner Bros. salió en defensa de la película, indicando que: «No es la intención de la película, los cineastas o el estudio para mostrar a este personaje como un héroe».

Joker se estrena en cines el 4 de octubre.