Las lluvias torrenciales han dejado unos 25 heridos y han provocado el cierre de carreteras por deslizamientos de tierra en las áreas devastadas por los recientes incendios forestales, donde múltiples viviendas se han desprendido de sus cimientos y los bomberos luchan por rescatar a los residentes atrapados en el lodo dentro de vehículos y casas.

LOS ÁNGELES, CALIFORNIA 

La primera tormenta invernal de la temporada en el sur de California ha dejado al menos 15 muertos y 25 heridos en Montecito, al noroeste de Los Ángeles, además de una serie de estragos en los condados de la región que recientemente fueron impactados por los incendios forestales.

Las autoridades del condado de Santa Bárbara elevaron la cifra de muertos de 13 a 15 este miércoles.

Las fuertes lluvias han provocado el cierre de carreteras en la región y deslizamientos de tierra en las zonas devastadas por las llamas en diciembre, donde los equipos de bomberos intentan rescatar personas atrapadas en sus vehículos por el lodo de las vías, en sus casas y entre árboles que han caído, dificultando sus labores. Las autoridades aseguran que han rescatado a unas 50 personas.

Las inundaciones han provocado que «múltiples» viviendas se desprendan de sus cimientos y han dejado al menos 15 víctimas mortales en Montecito, la zona más afectada durante este martes. Allí también se reportan al menos 25 heridos, entre ellos un menor, según Kelly Hoover, vocera de la Oficina del Sheriff del condado de Santa Barbara.

Los cadáveres han sido encontrados enterrados durante las operaciones de rescate en Montecito, un área donde solo había órdenes de evacuación voluntaria, informó el capitán de bomberos del condado de Santa Bárbara, Dave Zaniboni.

Esta zona quedó especialmente vulnerable y proclive a los aludes porque las laderas de las colinas habían sido arrasadas por el fuego. «Será mucho peor de lo que nadie imaginó para nuestra área», dijo Mike Eliason, portavoz del Departamento de Bomberos. «Después de los incendios, este es el peor escenario».